incapacidad permanente

Quiero solicitar una Incapacidad Laboral Permanente, ¿Es necesario que haya seguido algún tratamiento previo?

Incapacidad Laboral PermanenteSon muchas las ocasiones en que me consultan acerca de la posibilidad o no de solicitar una Incapacidad Laboral Permanente.

En primer lugar hay que tener en cuenta que normalmente se llega a una Incapacidad Laboral Permanente tras agotar el tiempo máximo de una Incapacidad Laboral Temporal o “baja laboral”. En otras ocasiones, y dada la gravedad de la sintomatología y cómo afecta a la capacidad laboral de la persona, son los propios especialistas los que recomiendan que se solicite este tipo de incapacidad antes de agotar el plazo de tiempo de la Incapacidad Laboral Temporal.

Pero veamos qué debo tener en cuenta si quiero solicitar una Incapacidad Laboral Permanente.

En primer lugar hay que recordar que cuando hablamos de Incapacidad Laboral Permanente nos referimos a una incapacidad derivada de uno o diferentes trastornos o enfermedades que afectan a la capacidad laboral de la persona y que a pesar de llevar a cabo un tratamiento no desaparece dicha incapacidad. Es decir, a la hora de solicitar una Incapacidad Laboral Permanente, hay que demostrar no sólo que la patología presente afecta de forma considerable a la capacidad laboral de la persona, sino también demostrar que a pesar de haber seguido un tratamiento adecuado la sintomatología no desaparece y la situación de la persona no mejora.

Parece éste un dato muy obvio pero sin embargo en muchas ocasiones no se tiene en cuenta la necesidad previa de un tratamiento. Si bien es cierto que hay determinadas patologías, sobre todo físicas, que no tienen un tratamiento adecuado, cuando nos referimos a patologías psíquicas la mayoría sí lo tienen.

Pongamos el caso de una persona que sufre ataques de pánico y que éstos le afectan de tal forma que no puede acudir a su trabajo o desempeñar sus funciones de forma adecuada. Pongamos que a pesar de que se lo ha recomendado su médico no ha querido seguir un tratamiento psiquiátrico y/o psicológico por diferentes motivos (pereza, gasto económico, imposibilidad de traslado, vergüenza o miedo al qué dirán, etc), cuando esta persona pase un Tribunal médico es probable que el valorador le señale que debería haber puesto de su parte siendo que para este tipo de problemas existen tratamientos con un alto grado de eficacia. Por así decirlo, si la persona no ha seguido un tratamiento, se le puede achacar que ésta no ha hecho todo lo que está en su mano para curarse, o incluso se puede sospechar de que la persona está simulando o exagerando su malestar para conseguir la Incapacidad.

IMG_6674

Pero sí es de suma importancia el seguir un tratamiento, también es muy importante elegir un tratamiento adecuado para cada patología. La Seguridad Social reconoce la eficacia de determinadas terapias para cada trastorno, es decir, si una persona señala que ha intentado “curar” sus ataques de pánico mediante el yoga, el reiki o demás, estos tratamientos no tendrán validez para el médico valorador por lo que tendrán el mismo efecto que si no se hubiese realizado ninguno. Entre los tratamientos de psicoterapia que no se suelen aceptar y que mucha gente desconoce se encuentra el psicoanálisis. Si bien la eficacia del Psicoanálisis en determinados trastornos psicológicos o psiquiátricos es muy discutida, el largo tiempo que requiere es una dificultad añadida dado que la persona en teoría no tendría tiempo a resolver su patología en el tiempo máximo de Incapacidad Laboral Temporal, no porque su patología fuese permanente sino porque este tipo de psicoterapia da sus frutos (si los da) a largo plazo.

Pero ¿qué pasa si el tratamiento que propone el especialista es inviable, o incluso supone un riesgo para la persona?

Sobre todo en patologías de tipo físico puede darse el caso de que el tratamiento que tiene la dolencia que presenta el trabajador conlleva serios riesgos (por ejemplo determinadas cirugías), o por ejemplo en el caso de algunas patologías psíquicas puede pasar que el trabajador no responda de forma positiva al tratamiento psicofarmacológico. En estos casos no se puede responsabilizar al trabajador de “no querer curarse”, sino que el valorador deberá tener en cuenta las limitaciones o riesgos del tratamiento para así considerar el grado de permanencia o no de la patología a evaluar.

incapacidad permanenteLamentablemente, y a pesar de que en la actualidad existen grandes avances en las diferentes técnicas de psicoterapia y los psicofármacos presentes en el mercado, hay un porcentaje de personas que pese a seguir el tratamiento adecuado y poner todo de su parte para recuperarse no lo consiguen. En estos casos pueden estar influyendo otros aspectos (familiares, sociales, etc.) que hacen a la persona más vulnerable o impiden su mejoría. En estos casos, y tras agotarse el periodo de Incapacidad Laboral Temporal, el trabajador podría solicitar la Incapacidad Laboral Permanente. En estos casos es muy importante que el trabajador solicite a los especialistas que le traten los informes correspondiente para poder así demostrar no sólo su patología, sino su intención de curarse y descartar así la posible sospecha de una simulación o exageración del trastorno.

Etiquetas:, , , ,

No hay comentarios aún

Deja un comentario

UA-24027902-1