IMG_4295

Sesgos inadecuados en un informe psicológico forense

informe psicológico forenseEl papel de tratamiento clínico es incompatible con el de evaluador forense. En la mayoría de las evaluaciones forenses el evaluado no será propiamente el cliente, sino el abogado, el juez… El psicólogo forense tiene el deber de elaborar informes de manera imparcial. Por lo tanto, es fundamental que los psicólogos forenses adopten una actitud adecuada para la búsqueda de la verdad dentro de su trabajo cotidiano.

Un psicólogo puede, involuntariamente, adoptar roles profesionales que no son adecuados para la realización de evaluaciones forenses. Una de ellas es ejercer como terapeuta durante la evaluación forense. Esto puede ser un papel difícil de evitar, sobre todo cuando el psicólogo clínico trabaja cotidianamente dentro del rol de ayuda y apoyo incondicional de su paciente. Usar un rol terapéutico durante las evaluaciones que pueden interferir a la hora de buscar. Esta confusión de roles puede sesgar y distorsionar las conclusiones forenses que se desprenden de la evaluación.

Otro posible sesgo es que el psicólogo forense o el psiquiatra forense  defiendan personalmente un principio moral o tomen partido por determinada causa. Algunos profesionales de salud mental tienen opiniones muy definidas sobre un un ingreso involuntario, o sobre determinados delitos. En algunos casos puede ser un medio para algunos profesionales para defender sus teorías u opiniones.  Aunque fueran muy razonables sus opiniones no deberían verterse en un informe psicológico forense.

En algunos casos, los psicólogos forenses pueden empatizar y justificar determinados acontecimientos o delitos en función de aspectos externos como ser víctimas de abusos o privaciones, lo que minimiza su responsabilidad. En otros casos, el psicólogo puede identificarse con la víctima. En ambos casos, la validez del informe pericial psicológico queda comprometida.

Sesgos inadecuados en un informe psicológico forense

  • Rol terapéutico
  • Abogar por una causa
  • Defender opiniones personales
  • Hacer un informe centrado en la defensa de una parte, sin objetividad.

El psiquiatra y el psicólogo forense también pueden estar sometido  a otras presiones durante la realización del informe. Una vez se realiza el informe pericial los abogados o los evaluados que han solicitado el informe, pueden pedir al psicólogo o al psiquiatra que realice cambios en su informe. Aunque esté justificada la petición, puede colocar al psicólogo o al psiquiatra en una posición incómoda, apartándoles de su objetividad. A veces no adaptarse a las peticiones del cliente puede hacer peligrar la posibilidad de hacer nuevos informes para el mismo bufete. Por tanto no es que no deban escucharse las matizaciones y comentarios pero es necesario no apartarse del rol de psiquiatra o de psicólogo forense adecuado para la elaboración de informes periciales.

Etiquetas:, , , , , , ,

No hay comentarios aún

Deja un comentario

UA-24027902-1